miércoles, diciembre 13, 2006

Visa para un sueño

A mi hermana Lite cuando viajó por primera vez a Nueva York le encantó esa ciudad. Yo cuando fui por primera vez me sentí muy insegura, porque recién llegada leí en el periódico que habían encontrado una joven boricua que estaba de vacaciones, picada dentro de una funda. Así que vamos a decir NY me dió miedo.

Tampoco me desenvuelvo bien en los trenes. Una vez me iba a encontrar con mi prima Helen, creo en la 35Ave. con Brodway, íbamos para Macy's, pero no me bajé donde debí hacerlo y ya iba camino a Brooklyn. Me dí cuenta cuando empecé a ver las calles con nombres y no con números.

Una dominicana me devolvió a la estación donde debí haberme quedado y de ahí no me moví hasta que me rescataron. Cuando he ido con el Bebo me pregunta en cualquier esquina si sé donde estamos y nunca tengo la menor idea. Aunque sea frente al mismo edificio donde nos estemos quedando. Pero mi hermana y ahora mi mamá son unas duras en esa ciudad.

Cuando Lite tenía 21 años emigró hacia allá detrás de un novio que tenía desde niña. Tenían 9 años de juntos así que hagan ustedes mismos el cálculo. El a pesar de ser norteamericano no le quiso hacer los trámites para solicitar su residencia. Vamos a decir que él tenía problemas. Ese matrimonio duró 3 años durante los cuales Lite sufrió mucho.

Unos años más tarde se casó con un cubano quien hoy es el padre de la loquita mayor Chelsy Nieve, mi sobrina. Yo estuve en el parto. Eso fue hace ocho años y durante este tiempo mi hermana ha estado haciendo lo necesario y ha pagado miles de dólares para ajustar su estatus, dinero que le fue robado por dos abogadas que no hicieron su trabajo.

Pues finalmente ayer después de trece años de haber dejado su familia y de labrarse una vida de trabajo y sacrificio en esa ciudad que le encanta, le llegó la cita para la entrevista que es el último paso para obtener su residencia legal.

myspace layouts, myspace codes, glitter graphics

Mi hermana no visita RD desde hace casi diez años. Tampoco conoce a mis hijos. Ni conoce los elevados, ni Acrópolis, ni Multicentro, ni Megacentro, ni Diamond Mall, ni el Bella Vista Mall, ni la avenida del puerto.

Tiene deseos de ir al malecón a comerse un chimichurri porque no sabe que ahora es a la Lincoln que se va. No ha visto a los que se pasean encueros en esa avenida, ni a las que hacen otras cosas en las capotas de los carros. Ni a los que hacen ceritos.

Dice que viene en Semana Santa con la loquita mayor. Tendré que ponerla al tanto en solo una semana.

Gracias mi señor por escuchar nuestras oraciones.

3 comentarios:

Baakanit dijo...

*35 St & Broadway.

Yo encuentro que es bastante fácil moverse en new york, especialmente downtown, ya que eso de calles con numeros y avenidas que las cortan hacen que uno encuentre una dirección en un dos por tres.

En la capital si que me pierdo fácil, en nuestro país el chofer o el peaton tiene que tener muy buena memoria.

Me alegra saber que tu hermana volvera a ver todo lo nuevo que a hecho Leonel y los empresarios.

Ciao

Niove dijo...

todo el mundo me dice que es facil la unica idiota que no lo entiende soy yo. y es verdad, aqui no hay señales y hay que manejar de memoria yo solo me se los nombres de las avenidas principales.

Siouxsie dijo...

Trece años, que se dicen rápido!! La verdad que hay que estar hecho de una madera muy especial para ser emigrante...mis felicitaciones a tu hermana.