lunes, abril 16, 2007

El Plan Divino

Leyendo uno de sos necios emails en cadena (que los odio pero los leo porque me los envían gente conocida pero no los reenvío a nadie) recordé algo que le pasó a una amiga (quien casualmente es hija de una figura pública muuuuuyyyy controversial - de qué ex-presidente estoy hablando???).

La historia es más o menos esta. Mi amiga se había notado unos nódulos en los senos y como su mamá había estado enferma de cáncer de seno esto la ponía a ella en peligro de la enfermedad. Acudió a su médico quien le indicó las respectivas radiografías, luego de lo cual descubrió que los nódulos eran producto de que estaba embarazada. Las radiografías están contraindicadas para las embarazadas porque pueden afectar el feto. El bebé puede nacer con problemas de cualquier tipo y no desarrollarse como una persona normal.

Mi amiga visitó varios especialistas entre los que estaba una genetista. Creo que todos le recomendaban abortar. Uno de ellos se refirió a su bebé como un producto dañado. Que dilema. Ella y su esposo debían tomar la decisión y prefirieron mantener el embarazo. Recuerdo lo que ella me dijo "decidimos mantener al bebé porque si Dios nos envía una criatura especial es porque entiende que seremos padres especiales". Wow que valor, pensé. De verdad, son personas especiales al pensar de esta manera. El niño nació si ningún problema y hoy debe tener alrededor de 10 años. Se imaginan si hubieran hecho caso de la recomendación de los especialistas.

Entiendo lo dificil que puede ser para un padre tener un hijo con algún tipo de deficiencia física o mental, si nuestros hijos son nuestros sueños y queremos que tengan una vida productiva y plena. Sin embargo, las experiencias se aprecian de diferentes formas dependiendo del cristal con que se miren. Esto no solo aplica para una situación tan dolorosa y drástica como esta que acabo de narrar sino también para cualquier vivencia del dia a dia.

Recuerdo una vez que me iba de viaje. Había tenido varios contratiempos y el día anterior al viaje me dí cuenta que el carro tenía una goma pichada, no me daba tiempo a cambiarla y mi papá no me quiso ayudar. Llamé a una amiga para que me llevara al aeropuerto y cargando las maletas se me rompió una uña. Le pregunté a mi amiga ¿qué hago me deprimo? y mi amiga me dijo, no ombe eso no es nada. Y ahora pienso, que estúpida, como me voy a deprimir por una uña, si lo hubiera hecho no habría disfrutado el viaje como lo hice.

Si vamos a vivir un promedio de 70 años serán muchos los contratiempos que tendremos para llegar a la meta de morir siendo un alma superior, no importan las uñas que se nos rompan, las gomas que se nos pichen y los niños especiales que tengamos la dicha de procrear. Todo es parte de un plan divino.

3 comentarios:

Rosannita dijo...

Dios obra de manera misteriosa y tiene un plan perfecto para cada uno de nosotros!

=)

BB dijo...

asi es, de acuerdo contigo, a veces a uno le pasan cosas que .... respirar y seguir adelante!

un abrazo!

Ginnette dijo...

Si uno se pusiera a pensar en lo verdaderamente importante de la vida, uno no se deprimiria por una uña rota o una goma pinchada. Fue muy maduro de tu parte verlo de esa manera!!