miércoles, enero 31, 2007

A Silencio

Silencio, estoy leyendo tu mensaje. Me parece que al igual que yo muchos otros blogueros te recuerdan, no sé si por la manera en que escribías o por que te atreviste a escribir sobre ese tema. Era como la serie 24 horas, casi en vivo.

Yo personalmente nunca pensé que iban a terminar de esa manera y me quedé esperando un reecuentro, me imagino que tú también.

Déjame decirte que paso por algunos lugares y me pregunto si era ahí el lugar que describías en algunos de tus posts.

Lo que te pasó es la pesadilla de cualquier esposa y me pregunto si mi esposo sentirá lo que tú por tu matrimonio. Espero que en realidad mejoren las cosas para felicidad de todos, sobre todo de los niños.

Gracias a tí por escribirme.

3 comentarios:

Joan Guerrero dijo...

Shh... el silencio anda por ahi... que le vaya bien

BB dijo...

yo también me leí de un tiro todos sus posts, eran muy interesantes.... lo mejor para el, miercoles, es una situación dificil.

Un abrazo Niove!

Silencio dijo...

Gracias a ti...
Si en tu reccorrido por la ciudad te detienes en Drink2Go de la Churchill, estaras en el sitio donde ocurrio "Besos de Baleys", si entras en la sala 4 del cine de Bella Vista Mall, el ultimo asiento justo al lado de la columna del centro fue la testigo de "Solo vimos la pelicula", El area del cafe fue el escenario de "Un regalo, capuccino y tu", el parqueo de la misma plaza presenció "Romance de parqueo", En la 27 de febrero hay un hotel-cabaña donde vivimos "Una mañana de hotel", en el segundo nivel del parqueo de Plaza Central nos atraparon "In Fraganti", la calle que queda detras de la bomba Texaco de la Sarazota (justo debajo de un gran arbol) guarda el secreto de nuestra primera vez en "Quiero verte"... y si continuo parecera que media cuiudad nos sirvio de escondite para nuestras escapadas... fueron momentos hermosos, llenos de esa pasion que te hace latir el corazon con solo saber que tu eres el protagonista de ese momento, y te aseguro que a pesar del dolor y de las lagrimas que cobraron el precio de mi atrevimiento, ella fue un sueño hecho realidad, por eso la deje irse, entendi que ella fue solo el materialismo de todos mis deseos reprimidos, creo que desee tanto a alguien como ella, que la vida me concedió un instante de placer, un sueño con los ojos abiertos, algo de que arrepentirme y sentirme orgulloso al mismo tiempo, ahora debo continuar mi camino llevando en mi equipaje los mejores recuerdos de algo que quizas nunca mas vuelva a intentar, no por miedo, sino porque hay ciertos placeres que si abusas de ellos terminan convirtiendose en doloroso aguijones, me basta con lo que vivi... en silencio.

Besos.