miércoles, noviembre 01, 2006

Mi sorpresa ya tiene 2 años

Durante años tuve una condición que afectaba mi capacidad de quedar embarazada. Era algo sencillo y sólo requeriría tratamiento de fertilidad cuando estuviera lista para procrear. Esto fue muy ventajoso durante los tres años de noviazgo con el Bebo, por razones obvias, pero como a los seis meses de casados el Bebo me dijo que ya deseaba un bebé. La verdad es que la idea no me había pasado por la cabeza, pero siempre me gustaron los niños así iniciamos las diligencias.

Visitamos mi ginecólogo y le comunicamos nuestra decisión. Me indicó un examen que me había hecho anteriormente, hacia más o menos un año. La verdad que nunca me pude aprender el nombre porque es larguisimo y enredado, es algo como "hipersarpingografia". El examen consiste en inyectar un líquido de contraste en las trompas de falopio para identificar si había obstrucción. El que me había hecho anteriormente había salido bien pero él entendía que debía repetirmelo.

Me hice mi examen y me fui a la oficina a continuar trabajando. Pues en medio de una reunión me empezó un dolor en el abdomen que se iba intensificando, hasta que me llegó a imposibilitar hablar o caminar. Llamaron al Bebo quien me recogió en la oficina. Me tuvieron que sacar cargada. Todo un espectáculo. El dolor fue causado por el líquido de contraste que había traspasado las paredes del estómago.

El resultado del examen no mostró obstrucción así que el próximo paso era empezar un tratamiento con un medicamento. Nos íbamos de viaje por lo que el ginecólogo nos recomendó un medicamento que podíamos comprar fuera, sin receta según él. Esto nos extrañó pero como él es el experto. Cuando tratamos de comprar la medicina, efectivamente, no se vendía sin receta. Entonces decidimos visitar un especialista en fertilidad.

Una amiga nos recomendó al Dr. Victor Manuel Montes de Oca. Me puso en un tratamiento de progesterona y me hacía un conteo semanal de esa hormona. Al Bebo le indicó un conteo de espermatozoides los cuales salieron todos locos, unos nadaban torcidos, otros no tenían cabeza, imagínense cómo iban a encontrar el óvulo si no sabían nadar y no tenían cabeza.

Como al mes de estar en tratamiento, visitando al médico semanalmente tuve que faltar a una de las citas. Recuerdo que fue un jueves y no fui por razones de trabajo. El domingo siguiente me sentía mal, tenía nauseas y sólo tenía deseos de comer yogurt. Alejandro tenía antojos de carnita frita así que nos fuimos a Cerdo Centro. Pero ahí no había yogurt.

Al otro día fuimos al médico y mi nivel de progesterona había comenzado a subir lo que indicaba una posibilidad de embarazo. El médico me indicó un examen de sangre para estar seguros y este lo confirmó. Estábamos embarazados!!! Wow. Era como entrar a una dimensión desconocida. Como sería esto?. Los primeros tres meses fueron de muchas nauseas y vómitos. Mi nivel de energía era alto durante el día por lo que andaba como un dínamo en la oficina y en otras cositas más íntimas. Aunque con la panzota que yo tenía, el Bebo como que no estaba mucho en mí.

En el último mes tuvimos una situación familiar muy estresante. Un familiar se vió envuelto en un problema judicial. Nosotros nunca habíamos vivido algo parecido. El Bebo estaba con los nervios de punta y yo casi estaba dando a luz. Yo no quería que se presentara el parto en esta situación porque le iba a dar un infarto.

Continuará ...

3 comentarios:

principemestizo dijo...

felicidades por tu sorpresa, que cumpla muchos mas.

principemestizo dijo...

felicidades!!

Alguien dijo...

me gusto lo de los espermatozoides y lo de que estabamos embrarazados, eso demuestra de q entineden q los dos son uno, bueno, desde ese momento 3