martes, septiembre 26, 2006

Viscisitudes domésticas

En este pais bananero tenemos la ventaja de poder contar con la ayuda del servicio doméstico, por las siguientes razones:

1. Las casas son muy abiertas por lo que entra mucho polvo. Puedes dedicarte a limpiarla luego del trabajo pero pasará una de dos cosas; que se te caiga la casa arriba del sucio porque el tiempo no va a alcanzar para la limpieza, el lavado y todo lo otro; o que se te caigan los cabellos y te salgan arrugas de tanto que vas a afanar.

2. No tienes seguridad de que cuando llegues a la casa vas a encontrar luz o agua para limpiar.

3. Comemos fuerte al medio día y en una hora no puedes cocinar arroz, habichuelas y carne, y comértelo.

Yo tuve la suerte o la mala suerte de que cuando me casé conseguí a Marcia, un personaje que siempre estaba aburrido. Si le dabas los buenos días te contestaba "que tienen de buenos". Siempre tenía un truño, pero era honesta y estable. Yo tenía la seguridad de que todos los lunes iba a estar ahí.

Un domingo me llamó y me dijo que no volvía. Después de esto pasé por un período de crisis a raíz de la cual entendí que "el ojo del dueño engorda el caballo". O sea, hay que estar arriba de lo de uno para que lo de uno esté como uno quiere, get it?

Entendí también lo duro del trabajo doméstico. Y me pregunto, como se desenvuelven en otros países donde este tipo de ayuda no es posible. Será más fácil la cosa?

La versión original de este post ha sido modificada por un comment que me motivó a una profunda instrospección. No conocemos lo que no vivimos.

3 comentarios:

principemestizo dijo...

buenoooooooooooooooooooooooooo

Anónimo dijo...

""que tienen de buenos" Me suena hasta graciosa esa respuesta, yo creo que doña florinda o alguien del chavo respondía así.

En nueva york, los domésticos reciben tremendo sueldazo.

Me gustó mucho el refrán del caballo.

Un placer leerla!

Saludos

RickY´s LIfE dijo...

toy con el anonimo .-..me gusto la frase del caballo...

Buen Post

Ricky